Palacio de Miraflores, Caracas.- “La extrema derecha se ha propuesto, de manera meticulosa, desmontar los logros del estado de bienestar bolivariano y se propusieron destruir los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)”, así lo denunció el presidente de la República, Nicolás Maduro, al presentar un balance del Gabinete de Misiones Sociales.

Desde el Palacio de Miraflores, el Mandatario nacional recordó que el Gobierno Bolivariano importaba todos los alimentos de los CLAP “y empezaron entre 2019 y 2020 a amenazar todas las empresas que nos vendían alimentos”.

“Secuestraron al empresario, enviado diplomático especial del Gobierno Bolivariano, Alex Saab, que era quien traía los CLAP del mundo. Lo secuestraron, torturaron y lo mantienen secuestrado en Cabo Verde de manera ilegítima, ilegal e inhumana (…), pero gracias al pueblo y la Misión AgroVenezuela hoy puedo decirles que los siete millones de CLAP son producidos en tierra venezolana”, sentenció el Presidente.

En este sentido, aseveró que el principal enemigo de la Revolución es la desigualdad generada de la guerra económica y de las sanciones, “y nuestros esfuerzos deben estar dirigidos hacia una recuperación sostenible, progresiva, paso a paso del Estado de igualdad y del Estado de bienestar vulnerado, que ya la Revolución construyó en una primera etapa con nuestro Comandante -Hugo- Chávez”.

El Jefe de Estado exhortó a las autoridades del Gabinete Ejecutivo a trabajar para consolidar el bienestar económico y social del país. “Teníamos el salario más alto de América Latina y tenemos que recuperarlo, pero para eso hace falta generar riquezas, actividad económica e ingresos que lo sustenten”.

Puntualizó que la burocracia, la corrupción y la ineficiencia son el principal obstáculo de la construcción del socialismo, “porque se mete en la mente de funcionarios, que aunque vengan de las Revolución, terminan actuando en el esquema del Estado burgués con prepotencia, indolencia, desidia, protocolos y códigos del Estado burgués (…) ese Estado burgués hay que acabarlo”.