Entre los días 20 y 21 de julio la ciudad de Caracas, en Venezuela, acogerá la Reunión Ministerial del Buró de Coordinación del Movimiento de Países no Alineados (Mnoal) -una tribuna de concertación política que aboga por el fortalecimiento de la seguridad internacional, la autodeterminación de los pueblos y que rechaza la injerencia y que se configura como es el segundo organismo más grande del mundo, después de la Organización de las Naciones Unidas.

Bajo el lema ‘Promoción y Consolidación de la Paz a través del Respeto al Derecho Internacional’, el foro acogerá en la ciudad de Caracas a 120 Estados miembros del Movimiento, adicionalmente a los organismos internacionales pertenecientes al Mnoal, países observadores, países invitados, organizaciones internacionales con estatus de observador, y todos aquellos organismos y personalidades que fueron citados al evento como invitados especiales.

El 18 y 19 de julio las delegaciones realizarán las reuniones preparatorias de Alto nivel, de cara a la Reunión del 20 y 21.

Durante este último segmento, los Ministros de cada uno de los países miembros de la plataforma internacional, evaluaran los acuerdos a suscribir posteriormente por los jefes de Estado en octubre próximo -fecha de entrega de la presidencia del Mnoal por parte de Venezuela a Azerbaiyán-. Como parte de la metodología de trabajo del Movimiento, las reuniones del Buró de Coordinación se celebran previamente a la realización de una cumbre de Jefes de Estado, a fin de acordar posiciones.

Origen del Mnoal

El Movimiento de Países No Alineados tiene su origen en la Conferencia de Bandung, celebrada en Indonesia en 1955, donde jefes de Estado de diferentes países se reunieron para identificar y evaluar los problemas mundiales de ese momento -durante la guerra fría- a fin de desarrollar políticas conjuntas -preservación de la paz- en las relaciones internacionales.

Seis años después de la Conferencia de Bandung, sobre una base geográfica más amplia, se estableció el Movimiento de Países No Alineados, en la I Cumbre de Belgrado, celebrada en septiembre en 1961. La Conferencia -que llegó a ser conocida como la ‘iniciativa de los cinco’- fue impulsada por los gobiernos de Ghana, Egipto, Yugoslavia, Indonesia y la India; pretendiendo en ese momento ir a contracorriente de las dos potencias mundiales de la Guerra Fría, es decir, Estado Unidos y la extinta Unión soviética.

En septiembre de 2016, Venezuela asumió la presidencia del Movimiento de Países No Alineados, por parte de Irán, en lo que fue la XVII Cumbre celebrada en la Isla de Margarita-Venezuela entre los días 13 y 18 de septiembre de ese año, bajo la premisa de promover y defender la paz mundial.

Durante los tres años de la presidencia venezolana, el país promovió y enalteció los principios consagrados en la Conferencia de Bandung, recordando que para un mundo más justo e igualitario es necesario defender la paz, la autodeterminación de los pueblos y alzar las banderas del multilateralismo como lo establece la Carta de las Naciones Unidas.

Traspaso de la presidencia del Mnoal

Este año, en el mes de octubre -durante la Cumbre de Bakú-se tiene previsto que Venezuela entregue la presidencia de la Mnoal a la República de Azerbaiyán para que continúe forjando y promoviendo los principios del Movimiento.

Hasta la fecha, el Movimiento de Países No Alineados es el segundo bloque internacional más importante y de gran relevancia internacional, después de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Una valiosa característica que le permite a los países miembros direccionar los acuerdos en cuanto a lo político, económico y social en favor de los intereses de las naciones emergentes.